Cómo tres ingenieros españoles han convertido los asientos vacíos de las aerolíneas en un negocio de millones de euros

«Esto no es una empresa montada por tres colegas». Pau Sendra lo deja claro desde el comienzo. Se refiere a Waynabox, la start-up que fundó junto con Ferran Blanché -ingeniero aeronáutico como él- y Daniel Jiménez -ingeniero informático- hace poco menos de cinco años. Tenía apenas 21 y llevaba unos meses trabajando con Blanché en la escuela de negocios IT Aérea, tras cursar allí un Máster en Gestión y Dirección Aeroportuaria y Aeronáutica en lo que acababan su grado en la correspondiente ingeniería.

«Siempre hemos sido muy inquietos. Ferran y yo empezamos a desarrollar proyectos juntos desde que éramos universitarios. Fundamos la Asociacìón de Ingenieros Aeronáuticos de la Universidad Politécnica de Cataluña, organizamos eventos de difusión de cultura aeronáutica, colaboramos con equipos de investigación de satélites del espacio… Estudiamos aeronáuticas porque queríamos conocer la base del funcionamiento de los aviones, las aerolíneas, etc. En definitiva, tener la panorámica de sector.
A los tres fundadores siempre les ha gustado mucho viajar -dicen- y descubrir lugares nuevos. Y también crear cosas. Todo ello junto dio lugar a Waynabox, una propuesta de viaje diferente, en la que se paga un precio cerrado de 150 euros por 3 a 5 noches de estancia y alojamiento en un hotel -a priori- céntrico, y el destino (europeo) es sorpresa hasta dos días antes.
— Leer en m.xataka.com/entrevistas/como-tres-ingenieros-espanoles-han-convertido-asientos-vacios-aerolineas-negocio-millones-euros

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.