Cuando el perfeccionismo te hace procrastinar – Infoautónomos

Todo se puede mejorar. Ese es un buen lema para enfrentarse a la vida en lo personal y lo profesional. Sin embargo, a veces lo llevamos demasiado lejos. ¿Qué pasa cuando el perfeccionismo no nos deja avanzar? Cuando trabajamos para nuestros clientes, tenemos una fecha de entrega inamovible y sabemos asumir que el proyecto deberá estar listo para entonces con la máxima calidad. Pero si el trabajo es para nosotros, para nuestra propia empresa, las cosas cambian. A veces queremos hacer algo tan original, innovador y absolutamente perfecto que acabamos procrastinando la fecha de lanzamiento indefinidamente. Tanto, que al final puede que ni siquiera hagamos nada.

¿Has formado parte alguna vez de esa espiral de tareas inacabadas? En lo que se refiere, por ejemplo, a la creación de una web para la empresa hay toda una “tribu del posponer”. De hecho, he llegado incluso a ver ese problema en marcas que han externalizado el trabajo y han pagado una buena suma por él. Hay muchas páginas web que se hacen viejas antes de ver la luz.

La pregunta es por qué nos pasa esto, por qué preferimos no hacer nada antes que hacer algo menos perfecto. ¡Ojo! No digo mediocre, tan solo un poco menos perfecto de lo que habíamos previsto en nuestra imaginación. Piénsalo. Yo creo que, en realidad, lo que nos pasa es que tenemos miedo y falta de confianza en nosotros mismos, así que somos bastante duros juzgándonos. ¿No crees?
— Leer en infoautonomos.eleconomista.es/blog/cuando-perfeccionismo-te-procrastinar/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.