¿Qué clase de contenidos funcionan en las cada vez más ubicuas Stories de las redes sociales?

Al principio, lo de las Stories era algo de Snapchat y uno de los elementos que justo lo hacían diferente. Luego de ahí pasaron a Instagram, donde empezaron a coger popularidad en muchos más segmentos de población que los que ya usaban Snapchat, y, una vez que parecía que se conocían mejor, empezaron su boom y su condición de ubicuas. Todos los grandes tecnológicos parecían estar lanzando sus Stories y las Stories empezaban a convertirse en una suerte de mínimo por el que había que apostar.

Y si los grandes tech permitían lanzar Stories, a las marcas no les quedaba más remedio que comprender de qué iba aquello y comenzar a usarlas. Las Stories, con su naturaleza más efímera y con sus nuevas reglas del juego, necesitaban que los responsables de estrategia estudiasen cómo funcionaban e intentasen emplearlas mejor. Los expertos señalaban que las Stories funcionaban porque encajaban mejor con el móvil, ayudaban a centrar la conversación y conectaban con los consumidores a otros niveles.

Pero ¿qué se puede publicar en una Story y qué debe ser el contenido que se suba a ella? Ahora que el formato está por todas partes y que las redes sociales están presionando a las marcas para que se lancen a su conquista (no hay más que pensar en lo que Facebook ofrece cuando se intenta actualizar una página), la gran pregunta ya no parece si emplearlas o no, sino más bien qué contenidos se deben publicar en ellas.
— Leer en www.puromarketing.com/42/30665/clase-contenidos-funcionan-cada-vez-mas-ubicuas-stories-redes-sociales.html

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.