Economía: Cambié todas mis cuentas a estos bancos online y mi vida es mucho más cómoda

“La primera cuenta sin banco, sin comisiones y sin condiciones”, “abre tu cuenta en menos de ocho minutos” o “ponerse en contacto con nosotros es tan fácil como enviar un wasap a un amigo” son algunos de los reclamos con los que la nueva banca ‘online’ pretende captar la atención. Ya hace tiempo que escuché hablar por primera vez de estos neobancos (así se les suele llamar) en una reunión familiar. Entre los presentes, de distintas edades, había opiniones para todos los gustos. Los más jóvenes (entre 20 y 30 años, y algunos con cuentas creadas) decían que “era el futuro”, mientras que los mayores (de 50 años para arriba) no acababan de verlo y argumentaban que Carmen o José Manuel, que son de confianza, se lo solucionan todo estupendamente cuando van a la sucursal.

Se supone que estoy entre el público objetivo de estas nuevas alternativas bancarias. Rondo la treintena y tengo una nómina, así que por qué no probarlo. A simple vista, no tengo nada que perder. Si no me gusta, vuelvo a mi banco de siempre y listo.

Elegí un domingo para crear las cuentas y comprobar si darse de alta en cualquier momento era tan cómodo como se prometía. Ya conocía marcas digitales creadas por los bancos tradicionales, como Imaginbank, de CaixaBank, o Atom, de BBVA, pero no me sonaba ninguna que partiera de cero. Me metí en Twitter y vi que de las que más se hablaba y tenían presencia en nuestro país eran la alemana N26, la inglesa Revolut y la madrileña Bnext. Antes de empezar, quise informarme acerca de su historia.
— Leer en www.elconfidencial.com/tecnologia/2018-06-21/bancos-online-n26-revolut-bnext-opiniones_1579445/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.