o atormenta el futuro al paréntesis (ni al de cierre ni al de apertura). Nah. No pinta que el porvenir quiera enterrarlo. Este signo parece estar blindado ante la amenaza que sufren hoy el punto y coma (;) y las aperturas de la interrogación (¿) y la exclamación (¡).
(.) (.)

Puede ocurrir que el paréntesis no se vea mucho en las conversaciones de los chats, como le ocurre al (;), el (¿) y el (¡). Puede que cada vez resulte más pesado calzarlo entre las frases cortas y los párrafos breves que se han impuesto en el lenguaje actual. Puede incluso que la raya intente apoderarse de su función de meter una especie de repente que salta a otra idea en medio de una sentencia. Eso aconsejaba el filósofo y musicólogo Theodor Adorno: ¿para qué levantar los muros del paréntesis dentro de una frase si se pueden usar los pasamanos de la raya?
— Leer en www.yorokobu.es/parentesis/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.