La extensión de las tecnologías de la información y la comunicación ha cambiado el entorno de tal manera que las compañías están obligadas a saber qué se dice de ellas y, dado el caso, adoptar medidas para protegerse. A la existencia de los medios de difusión tradicionales, se suma el hecho de cualquier usuario de internet (algunos con gran número de seguidores, los conocidos como influencers) puede emitir mensajes que atenten contra el honor de una organización, menoscabando su reputación, buen nombre o prestigio. Acciones que pueden acabar incidiendo en la facturación o el volumen de ventas.
— Leer en elpais.com/economia/2018/06/07/actualidad/1528392720_917519.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.