Es probable que durante años una de las que se consideraban faltas de etiqueta fuese la del no coger el teléfono. Ciertamente, el interlocutor no iba a saber que no se le estaba cogiendo el teléfono, aunque se estuviese en casa y se dejase que simplemente sonase. Pero, a pesar de ello, se cogía el teléfono y se respondía.

Sin embargo, hablar por teléfono y responder a las llamadas que se está recibiendo ha dejado de ser una situación que hayamos integrado tanto en nuestra vida cotidiana. De entrada, ya no nos llamamos tanto como lo hacíamos en el pasado.

Solo hay que pensar en la cantidad de veces que se ha hablado por teléfono en las últimas semanas. Es probable que sean muy pocas y es posible – especialmente si se es un millennial o un miembro de la Generación Z – que el cómputo se haya quedado en ninguna. Internet ha hecho que llamar por teléfono haya dejado de ser necesario. Siempre se puede enviar un email o siempre – especialmente ahora en la era de los smartphones – se puede sencillamente enviar un mensaje a través de alguna app de mensajería.
— Leer en puromarketing.com/44/30487/como-internet-hartazgo-telemarketing-han-hecho-cojamos-telefono.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.