Si los mercados siguieran una distribución de probabilidad normal, como la definió Carl Friedrich Gauss, se debería producir una crisis financiera cada 25 años. La realidad es que la frecuencia de crisis es mucho más corta y sus efectos negativos sobre el empleo son mayores, siendo el principal foco de inestabilidad económica mundial.

En 2008 los excesos financieros derivaron en la peor crisis económica en 80 años. El comercio mundial colapsó tras la quiebra de Lehman Brothers y tuvo una caída más intensa que en 1929. Los gobiernos y los bancos centrales sobrerreaccionaron y evitaron otra gran depresión.

Pero la codicia de los inversores es mayor que su memoria. Desde 2008 hemos visto varias crisis financieras, principalmente en Europa en 2012 y en países emergentes desde 2015, la última en Argentina, y el temor a un Varoufakis italiano asusta a los inversores. Cuando la Reserva Federal bajó los tipos al 0% y evitó la Gran Depresión los inversores siguieron fielmente la hipótesis de inestabilidad financiera de Hyman Misnky: con menor rentabilidad, aumentaron los riesgos asumidos.
— Leer en elpais.com/economia/2018/05/24/actualidad/1527190584_596554.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.