Admirada u odiada, pero siempre en el punto de mira. A estas alturas la popularidad de Kardashian y su rentabilidad como personaje son incuestionables. Desde que se diera a conocer en 2007 tras la filtración de unas imágenes manteniendo relaciones sexuales con el rapero Ray J y, en consecuencia estrenara el ‘reality’ que aún protagoniza junto a sus hermanas (Keeping Up With The Kardashians), Kim ha construido todo un imperio en torno a su imagen. Cuenta con 111 millones de seguidores en Instagram, otros 60 en Twitter y, además de una firma de maquillaje (KKW Beauty), varios perfumes, un videojuego, una app y sus propios ‘emoji’, su calado en la moda trasciende. Ha conseguido que sus curvas y el ‘contouring’ sean tendencia, junto a su marido, Kanye West, ha definido el nuevo lujo y cuenta con el beneplácito de Anna Wintour. Ahora el CFDA (Consejo de Diseñadores de Moda de América), que otorga cada año sus premios considerados como ‘los Oscar de la moda’, ha decidido estrenar la categoría ‘Influencer del Año’ con ella en su gala el 4 de junio. Pero, ¿ha llegado el momento de plantearse (de nuevo) lo que Kim Kardashian vende en realidad?
— Leer en smoda.elpais.com/celebrities/merece-kim-kardashian-el-premio-a-mejor-influencer-tras-su-traspies-con-las-piruletas-saciantes/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.