La rápida innovación tecnológica que ha alimentado el ritmo acelerado del cambio y la globalización. Sin embargo  no se habla de las nuevas demandas sobre cómo debemos pensar para prosperar en esta era convulsa, ya que cambios tan rápido transforman nuestros entornos empresariales, profesionales, políticos y personales.

Hay ciertos habilidades que nos pueden ayudar, cualidades de pensamiento que siempre han sido útiles, pero que ahora se están volviendo esenciales. Debemos aprender a dejar ir las ideas  y acostumbrarnos a la ambigüedad y la contradicción; elevarse por encima de las mentalidades convencionales y replantear las preguntas que hacemos; abandonar nuestras suposiciones arraigadas y abrirnos a nuevos paradigmas. Debemos confiar en la imaginación tanto como en la lógica y generar e integrar una amplia variedad de ideas. Y debemos estar dispuestos a experimentar y ser tolerantes con el fracaso.

Es un conjunto diverso de hablidades, pero a medida que los psicólogos y los neurocientíficos han elucidado los procesos cerebrales detrás de ellos, esos talentos se han revelado como aspectos diferentes de un estilo cognoscitivo coherente. Mlodinow lo llama pensamiento elástico.

En general utilizamos el pensamiento analítico / lógico común para aplicar reglas, pero utilizamos el pensamiento elástico para inventarlas, o para darnos cuenta de que debemos romperlas. Es lo que necesitamos tanto para adaptarnos al cambio como para crearlo. Es lo que nos otorga la capacidad de resolver problemas novedosos y superar las barreras neurales y psicológicas que pueden impedirnos mirar más allá del orden existente.

El pensamiento elástico es la forma en que se han producido la mayoría de los avances extraordinarios en los negocios, la tecnología y la ciencia. Así es como Mary Shelley creó la idea de Frankenstein, cómo Travis Kalanick y Garrett fundaron Uber y cómo Albert Einstein fundó la teoría de la relatividad especial: el genio de Einstein no era su derivación matemática: la relatividad especial se basaba en las matemáticas que cualquier estudiante de secundaria puede hacer -pero su capacidad para identificar las suposiciones en las que se basaba la física de su época, suposiciones que, una vez reconocidas, se percibían fácilmente como conducentes a contradicciones.

Para prosperar en el acelerado mundo de hoy, debes perfeccionar tus habilidades de pensamiento elástico. Aquí hay algunos principios a seguir, basados ​​en la neurociencia del pensamiento elástico:

Tome su tiempo. Las fechas límite son mortales. El cerebro es una máquina de ideas, pero la mayoría se generan en su inconsciente y nunca llegan a su conocimiento porque están “filtradas” por la parte “ejecutiva” de su cerebro. Para suprimir esos filtros es necesario relajar las estructuras ejecutivas del cerebro, y la presión del tiempo lo hace difícil.

Aceptar la posibilidad de estar equivocado y tolere el fracaso. Para abrir la mente a nuevas ideas originales, debe abrirlo para ideas, punto. Algunos serán buenos, otros malos, y no siempre será fácil distinguir entre los primeros y los segundos. No tengas miedo de buscar lo que puede no ser prometedor. Las mejores ideas suelen ser aquellas que al principio parecen “disparatadas”.

Aprende a replantear preguntas. La forma en que hacemos una pregunta a menudo determina la forma en que la respondemos. Cuando nuestras respuestas no satisfacen nuestras necesidades, el remedio puede ser mirar el problema de una manera diferente. A menudo, las soluciones que buscamos son fáciles de encontrar una vez que las preguntas se formulan de la manera correcta.

Examine sus suposiciones. A menudo hacemos suposiciones ocultas que crean barreras para encontrar las respuestas que buscamos. Por ejemplo, supongamos que le dicen “Margie y Judy nacieron el mismo día del mismo mes del mismo año, con la misma madre y padre, pero no son gemelos”. ¿Cómo es posible? Si tiene dificultades para responder esa pregunta, es porque se imagina a Margie y Judy, e implícitamente asume que son toda la prole. Si puede reconocer que está haciendo esa suposición, y que puede no estar justificada, la respuesta es fácil: son trillizos.

Pensamiento de abajo hacia arriba. En el mundo corporativo, el funcionamiento ascendente es raro, y el pensamiento rígido y dirigido a objetivos a menudo se valora sobre el pensamiento elástico. Pero, al igual que las personas, las empresas también pueden volverse más “inteligentes” si permiten un mayor grado de procesamiento ascendente.

Para leer el libro: Elastic: Flexible Thinking in a Constantly Changing World

Contacto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s