17 maneras por las que sabrás si naciste para ser emprendedor

Puede ser difícil de explicar a los no emprendedores por qué has elegido realizar un viaje tan difícil. Esto es lo que les puedes decir.

Ser emprendedor es duro. Realmente duro.

Se pone todo en juego: tu talento, tu creatividad, tus ideas, tu dinero, y sin embargo, lo haces, y a veces, una y otra vez.

Es por eso que tus amigos a menudo no te entienden. (A veces, incluso tu familia no lo entiende.)

“¿Por qué no te dedicas a lo seguro y buscas un trabajo?” te piden. La próxima vez que la gente te haga esta pregunta, respóndeles lo siguiente.

17 maneras por las que sabrás si naciste para ser emprendedor

Derechos de Imagen de Fotolia

1. Odias la idea de encontrarte en la vida equivocada.

Decisiones no examinadas, consecuencias imprevistas, a contracorriente… Es fácil que la gente termine en lugares que nunca habría elegido. Y entonces se sienten atrapados.

Y, por la noche, a menudo se preguntan lo que serían si sus vidas fueran diferentes.

Los emprendedores no se lo preguntan, al menos durante un tiempo. Se preguntan, y van a tratar de encontrarlo. Y eso es porque…

2. Quieres una vocación, no una carrera.

Cualquiera puede construir una carrera. Todo lo que necesitas hacer es el trabajo de encontrar el trabajo de tu vida. Muy pocos pueden construir un negocio de la nada, y hacer de eso, la misión de su vida.

3. Abrazas tu propia definición del éxito.

Tal vez es el dinero. Tal vez es el estado. Tal vez es el poder.

O, más probablemente, vivir la vida de la manera que la quieres vivir y en la forma en la que te hace feliz y lleno.

4. No tienes miedo de soñar.

No tienes miedo a fracasar.

No tienes miedo de tener éxito.

5. Tu felicidad proviene de ver a otros que logran tener éxito.

La mejor manera de hacerlo es estar en la posición que mejor te permite ayudar a tener éxito.

6. Te dijeron una vez que no eras lo suficientemente bueno.

Así que decidiste probar que esa gente estaba equivocada. En el proceso, tu motivación cambió. Ahora no te importa lo que otros piensan.

Ahora solo tratas de demostrar que otras personas están equivocadas.

Sólo estás tratando de probarte a ti mismo que tú tienes razón, porque eres la única persona cuya opinión te importa verdaderamente.

7. No te preocupas por hacer lo que se espera. Te preocupa hacer lo correcto.

Y para hacerlo, tienes que estar a cargo.

8. No te preocupas por elegir la mejor opción disponible.

En su lugar, quieres decidir cuál es la mejor opción posible, y después hacer que suceda.

9. Quieres una vida mejor para tus hijos.

Y sientes que la mejor manera de hacerlo es dando ejemplo creyendo en ti mismo.

10. Quieres que tus ganancias sean tapadas sólo por tu talento.

Trabaja para otros y que decidan lo que puedes hacer.

Trabaja para ti y decide, y a través de tu esfuerzo, perseverancia e ingenio, lo que puedes hacer.

11. Te preguntas, “¿Por qué no yo?”

Los emprendedores no creen que las personas tremendamente exitosas posean talentos especiales o regalos de los dioses. Los emprendedores miran a las personas de éxito y piensan: Esto es impresionante. Ellos lo han logrado. Yo lo haré también.

“La gente hace grandes cosas todos los días, ¿por qué no yo?”

12. Quieres mirar hacia atrás después una vida bien vivida, en lugar esperar la jubilación.

Una vida bien vivida significa que has servido a otros y, al hacerlo, también te has servido a ti mismo.

13. Quieres ser recordado.

No sólo por lo que has hecho. Más importante, quieres ser recordado por la clase de persona que has sido y en lo que has hecho para que otras personas sientan.

14. Crees que el esfuerzo siempre vence a la política.

La única manera de garantizar que la política no toma parte es haciendo funcionar tu propio negocio y construyendo una sociedad con una cultura que tú y tus empleados améis.

15. Has decidido que el mérito es la única moneda que vale ganar.

Los logros siempre se ganan.

16. Sientes que los negocios son el último territorio inexplorado.

Y estás convencido de que nuevos descubrimientos están ahí fuera esperándote.

Y, lo más importante…

17. Simplemente no sabes de ninguna otra forma de vivir tu vida.

Así que no lo intentas.

¿Por qué lo harías?

Eres un emprendedor.

Vía Inc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s