Que no decaiga el entusiasmo. La retribución emocional como oportunidad

En un entorno económico como el actual, con una perspectivas de futuro incierto, en el que se proyectan cifras de destrucción de empleo hasta final del primer trimestre, y un proceso muy lento de recuperación del mismo, el tema salarial genera mucho debate.

Por un lado  hay una tendencia generalizada a congelar o rebajar los salarios del personal activo. Por el otro en las ofertas de empleos los salario son muy ajustado a la baja respecto a  media década.

Esta situación, si se prolongara en el tiempo, será seguramente perjudicial para el tejido empresarial en termino de clima laboral, retención del talento y  sobretodo resultados.

Desde hace década, y desde diferentes foros, se viene pregonando la importancia del talento, del equipo, de la profesionalización de las personas, de la productividad individual y de equipo, todo ello para que las empresas crezcan y se consoliden. Pero la creación de equipos capaces de dar resultados óptimos y deseados va inevitablemente ligada a la capacidad de recompensar los miembros de estos equipos

En su libro “La Ecuación humana, como diseñar y dirigir empresas de alto rendimiento” Pfeffer indicaba una serie de claves

Práctica de gestión de alto rendimiento

• Seguridad
• Procesos de selección riguroso
• Trabajo en red
• Retribución condicionada a resultados (cualitativos y cuantitativos)
• Formación Amplia
• Información compartida
Imagen
Si en nuestra organización hemos llegado al punto que es inevitable reducir o congelar las retribuciones, también tenemos que ser conscientes de que  es hora de ingeniarse para generar salarios emocionales (cualitativo) para RE-compensar las perdidas de salario cuantitativo.
Estos procesos de adaptación de las estrategias salariales implican forzosamente cambios en la medición de los resultados, del esfuerzo y de la implicación.
Precisan ademas de un plan de comunicación interno y que su implementación sea rigurosa y justa.
Tenemos que ser capaces además de enriquecer las tareas, darle profundidad y que tengan sentido para la empresa y para el que la realiza (en Grodon Organisational behaviour)
Nadie duda de que para tirar adelante los proyectos empresariales se precisa de equipos entusiasmados con el proyecto. Personas que se sienten parte del mismo, se sienten valoradas y que se les reconoce el esfuerzo y la entrega. Por lo tanto es hora de cambiar las reglas del juego en nuestra organización y apuntar a una organización centrada en las persona de verdad y en su equilibrio emocional.
Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s