El #gobierno #español ha subido los principales #impuestos, ¿recaudará más el estado? o ¿condena la #economía a una tremenda #recesión?

Como consultores especializados en las ventas estamos siempre muy atentos a todos los factores externos que pueden variar el entorno competitivo o modificar los factores de competitividad de las empresas. Para ello hay que manejar mucha información y sobre todo, aislar los factores. En el caso de los impuestos nos movemos en el entorno macro económico.

Las medidas tomadas por el Gobierno, dictadas por la UE, tienen como objetivo reducir el déficit del país, hacerlo más competitivo. Estas medidas afectan directamente tanto a los consumidores, como a las empresas por lo que nos parece interesante  analizarlas independientemente de nuestras opiniones personales.

Hay una teoría que trata de explicar la relación que hay entre el nivel de impuestos y la recaudación. Se representa con la curva Laffer. Según esta teoría más alto es el nivel impositivo en un país menos recaudará el estado …

El problema es entender cual es el límite de esta teoría y sobre todo interpretar cual es el techo impositivo de un país,en este caso  España, y como afectará al consumo y a la actividad empresarial. Si  miramos alrededor para entender y prever los efectos podemos ver que en Portugal por ejemplo, la subida del IVA al 23% ha supuesto el cierre masivo de establecimientos comerciales

El gobierno presidido por el Sr. Rajoy, marcadamente liberal, se encuentra un una tesitura incomoda puesto que  tiene que poner en marcha unas medidas  en relación  a los impuestos, que van muy en contra de su ideario

Los “liberales” se basan precisamente en la curva de Laffer para argumentar lo positivo de una bajada de impuestos para el mercado y para el estado: se pagan menos impuestos y se recauda más, vamos, la medida perfecta. 

Pero claro, esto tiene trampa. Porque la curva de Laffer, como su nombre indica, es una curva y no una recta, es decir, no tiene una relación directamente proporcional. Pero es cierto que hay un momento en la curva  en el que la recaudación respecto a los impuesto, es la máxima posible.

La propia curva de Laffer indica que llega un momento en que la tendencia se revierte, es decir, se hace lógica, y pasamos a una situación en la que a menos impuestos, menos ingresos, correspondiente a la parte izquierda de la parábola.

Pero hay que aprended a leer bien la curva. La curva de Laffer básica mide el tipo impositivo sobre el beneficio del producto, no sobre el precio final. La curva de Laffer tal y como fue diseñada entiende que el que un gobierno cargue fiscalmente un bien o servicio, se mide a través de lo que el gobierno recauda sobre lo que se obtenga con ese bien o servicio. Un ejemplo: si un gobierno grava con un 5% un producto, significa que se lleva un 5% de lo que se obtenga vendiendo ese bien o servicio. De la misma forma, si un gobierno gravara con un 100% un bien o servicio, significaría que se llevaría TODO lo que se obtuviera con ese bien o servicio. Mide, sobre todo, impuestos directos, es decir, los que gravan directamente la fuente de riqueza, beneficio o renta como, por ejemplo, los impuestos sobre la renta, el patrimonio, impuestos de sucesiones, el de Tracción Mecánica, etc.

La calve, en pocas palabras, es determinar hasta que porcentaje el estado puede aplicar impuestos sobre  el beneficio de un producto y/o servicio para que siga siendo atractivo de producir y vender … y esto no es igual para todos, ni aplicable de  forma lineal a todos los países, hay que adaptarlo a cada realidad.

¿Qué pasa cuando se incrementa el #IVA?: Si bien la curva de Laffer no está pensada para ese tipo de impuestos, también sirve para medir (más o menos) los efectos de impuestos sobre el consumo. El IVA es uno de ellos. Si el gobierno carga con un 5% más de IVA un producto, no significa que se lleve el 5% del valor del producto, sino que EL PRECIO de ese producto sube un 5% que es lo que recauda. No es el mismo caso de los impuestos directos. El impuesto no sale del productor, sino que lo paga el consumidor. El jamón del ejemplo sigue costando  300€, pero ahora hay que sumarle a su precio el 5% de la subida (15€), pasando a costar 315€. Obviamente, el comprador lo nota… y, en líneas generales, estará menos dispuesto a comprar, por el simple y mero hecho de que el producto vale más. Es un impuesto indirecto.

Con la subida del iva del 16% al 18% ha habido empresas a las que les ha supuesto una perdida de #ventas cercanas al 40%.

Esto en muchos casos ha supuesto cierres, reducción de plantillas, reducción de compras…

En definitiva el cambio de la variable IVA ha supuesto una modificación sustancial del ecosistema económico de España … Lo que pasará a partir del 16/7 es bastante previsible … El consumo se contraerá, sobre todo teniendo en cuneta que la subida de IVA no es una medida aislada sino que se acompaña con recortes salariales , y es probable que de las pensiones. Lo cual me hace prever que el estado no cumplirá con el objetivo principal de  incrementar la recaudación para reducir el déficit  y sobre todo preveo que nos llevará a una situación de recesión severa acompañada por el cierre masivo de pequeños establecimientos comerciales, de pymes, y de distribuidores. Esto llevará inexorablemente a un incremento de despidos = a incremento de la tasa de desempleo que por supuesto afectara en la recaudación del estado que al final difícilmente cumplirá con los objetivos de déficit ..

The Laffer Curve: The Systems Thinking View

Davide Menini

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s